Cepecs | Restricción Externa
15216
post-template-default,single,single-post,postid-15216,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Restricción Externa

Desde mediados del siglo XX la Argentina comienza a realizar esfuerzos en pos de llevar adelante un proceso de industrialización. En este contexto, el problema de cómo conseguir las divisas necesarias para la importación de los bienes de capital e intermedios necesarios para dicho proceso ha sido un tema recurrente en la agenda económico-política nacional y ha revitalizado el debate sobre la restricción externa.

En este marco, el propósito del presente trabajo es analizar cuáles son las novedades del actual proceso de restricción externa en relación al lugar de las empresas que operan en el sector industrial de nuestro país, con especial énfasis en los sectores Automotriz y Químico.

restriccion1
En particular, durante el período de la post-convertibilidad, la restricción externa está “aparentemente” desligada del saldo de la balanza comercial y se asocia más bien al peso de las utilidades y dividendos remitidos al exterior por las filiales de empresas transnacionales radicadas en el país. No obstante, cuando se observa con un poco más de detenimiento el comercio de mercancías, especialmente en lo que tiene que ver con el sector industrial, existen algunos elementos que han sido poco problematizados.

restriccion2

Principalmente, porque no sólo ha crecido significativamente el déficit comercial del sector industrial en el período que le siguió a la devaluación, sino que, contrario a lo que se podría suponer -luego de un episodio devaluatorio- también aumentó el peso de los productos importados en el consumo nacional de productos industriales, ya sea de productos de consumo final, como de bienes y equipos o accesorios.

Ahora bien, entendemos que tanto el problema de la remisión de utilidades y dividendos como la cuestión del déficit comercial de algunas ramas del sector industrial, están vinculadas con lo que podemos definir como las estrategias globales de las empresas transnacionales que operan a través de sus filiales en la Argentina.

En relación a las actividades de tales filiales, a diferencia de lo que ocurría hace medio siglo en épocas de la industrialización por sustitución de importaciones, en la actualidad la explicación de su fuerte propensión a la importación de bienes no parece ser ni un problema de productividad, ni un problema de retraso tecnológico sino más bien de una redefinición radical en los modos de producir manufacturas a nivel global.

Esta empresas, con capacidad de operar a escala transnacional, han pasado de una estrategia basada en la sobre-amortización de capital en los mercados periféricos, a una estrategia que combina una tendencia a la homogeneización global de la fuerza de trabajo y su producto, con el aprovechamiento de ciertas ventajas en países de bajos ingresos -fundamentalmente los costos diferenciales de la mano de obra, pero también acceso a recursos naturales, y cercanías con determinado tipo de demanda.

Esta nueva configuración presenta ciertas novedades en la división internacional del trabajo y en el lugar de los países periféricos, que redefinen tanto lo que históricamente se ha discutido localmente sobre el problema de la restricción externa como los márgenes y los límites de la política pública. En este sentido, este trabajo pretende ser un aporte a la discusión sobre qué actores y qué tipo de producción incentivar, y cuáles decididamente limitar.

 

Descargar informe completo